Prueba de la Kawasaki ZX 6R 2005

PIN

Tengo una cita en el concesionario Kawasaki de motos de ocasión Granada Crestanevada en una soleada tarde de lunes. Entro en la tienda y el 6R me salta a la vista. Es espléndido. Una línea rabiosa, el bote bajo el asiento está magníficamente implantado, nada que decir del diseño.

Rellenamos el papeleo, el cheque de depósito y luego el vendedor pone en marcha la moto. El sonido de la moto es muy agudo en su estado original, veremos si conseguimos que la aguja suba al cuentavueltas.

El concesionario explica un poco sobre el acelerador: se siente a 7000 rpm. Básicamente, la patada estará un poco presente pero mucho menos fuerte que en la versión completa.

También explica que la frenada es una pasada: el equipamiento es mejor que en la 10R ya que en la 636 aparece un cilindro maestro radial. Tendremos que tener cuidado.

La presión sube, mientras espero que el aceite se caliente, me subo a la bestia. El bloque del velocímetro es bonito pero el contador de revoluciones no es muy legible. El sistema analógico no permite ver cómo sube la aguja a cualquier velocidad: una pena.

La burbuja no sube mucho, la protección no debe ser óptima, lo veremos en la dinámica. Busco las pulseras: se necesitan brazos grandes para cogerlas. Estoy literalmente tumbado en el depósito y tengo que levantar la cabeza para ver la carretera. La posición es realmente radical. La moto sigue calentándose lentamente. Decido engranar la primera marcha para hacer un giro de aparcamiento y medir la frenada: la más mínima presión sobre la palanca hace que la moto se pare en seco. Ahora sólo tengo que probarlo en condiciones de carretera.

Aprovecho las primeras curvas para calentar los neumáticos. El 6R es como un mando a distancia. En cuanto miro a la salida de la curva, la moto se inclina sola. Una vez en la trayectoria, no se mueve ni un centímetro.

La serie de curvas termina con una horquilla a la derecha. Me pierdo la entrada por venir un poco rápido. No me atrevo a tocar el freno delantero porque es muy potente. No importa, un toque de freno trasero y ya no estará ahí. Y ahí está el drama, no hay freno trasero. Es inexistente. Un poco más de ángulo y la esquina se negocia.

Ataco una nueva serie de curvas cerradas que se engarzan como perlas en un hilo. La moto es impresionantemente fácil. Pasa de la derecha a la izquierda y de nuevo a la derecha en un abrir y cerrar de ojos. Los neumáticos y el motor están calientes, puedo tirar un poco más del motor y de los frenos.

Una línea recta corta, ¿qué hay en este 636? Giro la manivela y empuja como un loco. Me doy una paliza a 8000 rpm y veo que la luz de cambio (un solo led) se enciende a 13000 rpm. Todavía faltan 2000 para entrar en la zona roja. Y sólo tengo la versión con brida entre las piernas. La versión completa debe ser aún más agradable.

Una horquilla a la izquierda apunta su nariz, agarro los frenos. Vaya, qué poder. La moto se hunde un poco delante. El ataque y la proporción son geniales. En cuanto se tira de la palanca, las pastillas muerden los discos. La dosis es precisa pero estoy en tierra firme. El frenado de esta máquina debe ser bastante delicado en mojado. Tendré que ajustar la horquilla para evitar bucear demasiado.

Termino la prueba con un tramo de autopista. La burbuja no ofrece ninguna protección a menos que se acueste en el tanque. La cabeza se mueve en todas las direcciones, es muy desagradable.

Ahora es el momento de devolver la moto al concesionario. Esta es una moto realmente delictiva todo el tiempo. El hecho de tener que rodar bastante alto de revoluciones te anima a rodar rápido todo el tiempo.

Chasis: Muy bueno, no se mueve nada, la posición es terriblemente adelantada. Los dolores de espalda y de muñeca son cosa del pasado. La suspensión es muy buena, un poco blanda en la parte delantera pero un ajuste habría solucionado el problema. No se salta demasiado en las carreteras malas.

Frenos: Estupendos para la parte delantera: gran potencia y un gran tacto. Todavía tendrás que tener cuidado en condiciones de agarre más precarias. La parte trasera es inexistente.

Motor: Aunque está limitado a 100 CV, es endiablado, empuja como un loco y la patada en el culo a 8000 rpm es dantesca. El motor es muy hueco por debajo de 5000 rpm. Y un ruido de sartén que rápidamente rompe los oídos.

Otros : La protección que ofrece la burbuja es nula. Llevo todo el viento en los hombros y la cabeza se mueve bastante a alta velocidad. Es desagradable.

También te puede interesar