Audi Q2 1.0 TFSI 116

PIN

El excelente 1.0 TFSI de 3 cilindros se estrena bajo el capó del Audi Q2, ocupando la posición de acceso al SUV urbano. Pero los motores pequeños no significan precios pequeños en el fabricante de automóviles, con un precio mínimo de más de 25000 euros para comprar uno. ¿Merece la pena?

En ausencia de competidores de BMW y Mercedes y con un Mini Countryman a caballo entre las dos categorías, ahora 10 cm más largo, el Audi Q2, con sus 4,19 m de longitud, sigue solo en la categoría de los SUV urbanos de un fabricante premium y está cosechando un éxito correspondiente a dicho monopolio, situándose ya como el segundo más vendido de la marca de los aros desde principios de año. Pero no le faltan cualidades, empezando por un diseño entrañable y, poco frecuente en la gama del fabricante alemán, distintivo, con una distancia entre ejes tan larga como cortos son los voladizos, unas caras delanteras y traseras muy verticales y unas aletas hinchadas que le dan un aspecto musculoso y robusto. Sin embargo, la forma no resta funcionalidad, ya que el habitáculo acoge cómodamente a dos adultos y el volumen del maletero es bastante satisfactorio, con 405 litros. El salpicadero parece transpuesto directamente del A3 y es quizás un poco menos original y alegre que el exterior, pero el acabado y la elección de los materiales son excelentes en la tradición de la marca. Un vehículo bien nacido, pero que no se duerme en los laureles y sigue jugando su baza ofreciendo el motor más de moda del momento, el turbo gasolina de 3 cilindros en la gama de entrada.

En esta versión, que puede llevar una caja de cambios manual de seis velocidades o una S tronic de doble embrague de siete velocidades, este motor de tres cilindros desarrolla 116 CV de 5.000 a 5.500 rpm y 200 Nm de 2.000 a 3.500 rpm. Son cifras modestas en el mundo de los coches premium y las prestaciones se anuncian en consecuencia, con un tiempo de 0 a 100 km/h por encima del umbral psicológico de los diez segundos, a 10,3 segundos con el S tronic de nuestro modelo de pruebas, es decir, exactamente el mismo tiempo a la décima que un Peugeot 2008 Puretech 110 EAT6. Pero al igual que con el Sochaux, las impresiones al volante cuentan una historia diferente, con una vivacidad percibida bastante satisfactoria y una aceleración vigorosa, especialmente con la caja de cambios S tronic que mantiene las revoluciones adecuadas en los momentos oportunos. Si a esto le añadimos una dirección que no da mucho feedback pero que es precisa y rápida, el Q2 es perfecto para moverse por la ciudad, ayudado por una suspensión firme, destaca el concesionario de coches de segunda mano Crestanevada. Un poco demasiado firme, de hecho, si la superficie de la carretera es cualquier cosa que no sea una mesa de billar perfecta, con las imperfecciones de la carretera que se transmiten rigurosamente al habitáculo, a pesar de la altura de los flancos de los neumáticos 215/50, que siguen estando dentro de lo razonable. Esta deficiencia puede eliminarse prácticamente añadiendo la opción de amortiguación controlada. Al final de nuestra prueba, nos encontramos con un consumo de 7,0 l/100 km, una cifra en el medio, ni más ni menos, de lo que se puede esperar de un SUV de este tamaño a este nivel de potencia.

También te puede interesar